Reserve ahora
Mejor Tarifa Disponible

Nuestro edificio

El origen de algunas partes de nuestro edificio se remonta más de cinco siglos atrás. Observarás destellos del pasado en algunas de las inmensas paredes vistas de nuestras zonas comunas. Durante una época, este edificio se utilizó como instalaciones para producir aceite de oliva para el convento vecino de enfrente (construido en 1639, las últimas monjas abandonaron el convento en 2005). Tal fue la reputación que ganó el aceite que otros productores de aceite abrieron un negocio en esta misma calle. El nombre de la calle en la que nos encontramos (travessa dos lagares) se traduce como camino de los molinos de aceite. La gran piedra de nuestro patio sirve para moler aceitunas.